La noticia le dio la vuelta al mundo: un team médico de Sudáfrica logró realizar de forma exitosa el primer trasplante de pene en el mundo.

El paciente, de quien no se ofrecieron detalles por cuestiones éticas, es un joven de 21 años, quien a los 18 perdió su miembro debido a complicaciones graves después de una circuncisión.

“Sudáfrica se mantiene a la vanguardia del progreso médico”, dijo el profesor Jimmy Volmink.

Este procedimiento es otro excelente ejemplo de cómo la investigación, los conocimientos técnicos y la atención médica centrada en el paciente puede combinarse en la búsqueda de aliviar el sufrimiento humano, acotó el experto.

También “demuestra lo que puede lograrse a través de una colaboración eficaz entre las instituciones académicas y los servicios de salud del gobierno”, subrayó Volmink.

La operación pionera se concretó el 11 de diciembre último en el Hospital Tygerberg en Bellville, en la ciudad de Cape Town.

Antes ya se había intentado este tipo de intervención, pero solo ahora se logró la recuperación completa del afectado, incluida toda la función de su nuevo órgano, trascendió cuando el 13 de marzo se reveló el resultado.

Ahora otros nueve pacientes sudafricanos esperan por trasplantes de pene, informó el Departamento Médico de la Universidad Stellenbosch.

Un comunicado del centro explicó que la cirugía también podría eventualmente extenderse a hombres que están mutilados a causa del cáncer o que se aplicaría como tratamiento de último recurso contra la disfunción eréctil severa.

Cada año, son numerosos los jóvenes que son sometidos a la circuncisión; sin embargo, en muchas ocasiones se infectan por el uso de instrumentos no esterilizados y las condiciones inadecuadas del lugar de los rituales.

Por esta razón alrededor de 250 hombres quedan sin sus miembros anualmente.

El profesor André van der Merwe (en la foto), jefe de la División de Urología de la Universidad de Stellenbosch asegura que “esta es una situación muy grave”.

“Para un muchacho de 18 o 19 años la pérdida de su pene puede ser profundamente traumático”, añadió.

No siempre un joven de esa edad tiene la capacidad psicológica para procesar algo como esto, incluso hay informes de suicidio entre estos pacientes, lamentó Van der Merwe.

Fuente: panorama.com.ve